¿Por qué la lava no funde el propio volcán?

La pared encajante está formada por un material volcánico más antiguo y con un punto de fusión mayor. Además, influye la presión y la conductividad térmica

Erupción y colada de lava del volcán «Cumbre Vieja», La Palma.
Crédito imagen: Daniel Roca/ AP.

Estamos viendo estos días, en la erupción del nuevo volcán de La Palma, cómo la lava arrasa con lo que encuentra a su paso y, sin embargo, como dice la pregunta, no funde el propio volcán. En principio, todos los elementos que tienen un punto de fusión inferior a la temperatura de la propia lava, que tiene valores de entre 800 °C y 1200 °C, quedan engullidos por las coladas e integrados en su masa: viviendas, carreteras, mobiliario urbano, instalaciones industriales, agrarias, etcétera.

Sin embargo, vemos que lo que en geología llamamos “roca encajante” resiste. Esta roca encajante es el material que atraviesa el magma en su ascensión hasta la superficie y su salida al exterior. Las razones de que no se funda son varias. La principal es que el material que asciende desde el manto terrestre y acaba por salir por las bocas del volcán es una roca fluida de naturaleza basanítica que está a menor temperatura que la requerida para fundir la roca que atraviesa. Esta roca que forma la pared encajante tiene una composición diferente a la que asciende porque se trata de un material volcánico más antiguo y con un punto de fusión mayor.

Además, influye la presión. La roca que forma la estructura volcánica está sometida a mayor presión que los elementos de la superficie. Estos últimos solo sufren la presión atmosférica, pero las rocas del interior están también bajo lo que llamamos presión litostática, que es la presión que ejercen las capas superpuestas de material. Cuanto mayor es la presión, más alto es el punto de fusión. Así que esta característica se suma a la dificultad para que la lava destruya la roca que forma el cono del volcán.

«La roca del edificio volcánico es una especie de cofre blindado a la fusión, debido principalmente a su naturaleza.»

Y hay otra razón más a añadir: las rocas tienen una baja conductividad térmica, y más si contienen agua. Te pongo un ejemplo para que te hagas una idea: en las mismas condiciones, mientras que el cobre tiene una conductividad térmica de 385 W/K.m, el olivino (un mineral muy presente en las rocas volcánicas) tiene una conductividad térmica de 5 W/K.m. Esto se traduce en que la temperatura y el calor del magma, a medida que asciende por la estructura volcánica, apenas se propaga e interfiere poco con la roca que atraviesa.

Pero que no la derrita no quiere decir que no la altere de alguna manera. Ese magma ascendente sí deja en las paredes una cierta huella que se denomina anatexia o anatexis y que se trata de una fusión parcial de las rocas; una aureola de contacto que se va difuminando. Y es parcial porque, como sabes, las rocas están compuestas de diferentes minerales y no todos los que componen la pared encajante tienen el mismo punto de fusión, así que algunos se ven más afectados que otros por la temperatura de la lava ascendente.

Como conclusión, la respuesta a tu pregunta es que la roca del edificio volcánico es una especie de cofre blindado a la fusión, debido principalmente a su naturaleza, ya que el punto de fusión de estas rocas es mayor que la temperatura del magma que asciende; también a la mayor presión a la que están sometidas, lo que, a su vez, aumenta también su punto de fusión, y a la baja conductividad térmica de los materiales rocosos, que apenas propagan el calor.

Rosa María Mateos es doctora en Geología e investigadora del Instituto Geológico y Minero de España IGME-CSIC.

Pregunta enviada vía email por Paula García

Fuente: «EL País» de Madrid.

Coordinación y redacción: Victoria Toro.

Nosotras respondemos es un consultorio científico semanal, patrocinado por la Fundación Dr. Antoni Esteve y el programa L’Oréal-Unesco ‘For Women in Science’, que contesta a las dudas de los lectores sobre ciencia y tecnología. Son científicas y tecnólogas, socias de AMIT (Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas), las que responden a esas dudas. Envía tus preguntas a nosotrasrespondemos@gmail.com o por Twitter #nosotrasrespondemos.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Material relacionado

Información sobre volcanes

  • Volcanoes. Global Volcanism Program · Department Of Mineral Sciences · National Museum Of Natural History, Smithsonian Institution.

Pronosticando erupciones volcánicas

Foto de la erupción del Monte Redoubt en Alaska en 2009.
Crédito: Game McGimseyUSGS.

Los nuevos métodos de investigación pueden conducir a predicciones más tempranas de erupciones volcánicas.

Hay señales reveladoras de que es probable que un volcán entre en erupción en un futuro cercano. Por ejemplo un aumento en la actividad sísmica, cambios en las emisiones de gas y una deformación repentina del suelo. Sin embargo predecir con precisión tales erupciones es muy difícil.

Esto se debe, en parte, a que no hay dos volcanes que se comporten exactamente de la misma manera. Además, a que pocos de los 1.500 volcanes activos del mundo cuentan con sistemas de monitoreo. En las mejores circunstancias, los científicos pueden pronosticar con precisión la erupción de un volcán monitoreado varios días antes de que suceda. Pero, ¿y si lo supiéramos con meses o incluso años de antelación?

Utilizando datos satelitales, los científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA y la Universidad de Alaska en Fairbanks han desarrollado un nuevo método. Este nos acerca a esa realidad. 

Curiosidades

¿Por qué la Tierra es azul?

El efecto invernadero y la tectónica de placas son esenciales para mantener el agua en la superficie de la Tierra. 
Crédito: NASA / Centro de vuelo espacial Goddard / Reto Stöckli , CC BY.

Vista desde el espacio, la Tierra es azul. La Tierra ha sido azul durante más de 4 mil millones de años debido al agua líquida en su superficie. ¿Cómo ha logrado la Tierra mantener agua líquida en su superficie durante tanto tiempo?

Solo hay un planeta conocido con cuerpos permanentes de agua líquida en su superficie: el nuestro. Las Ciencias de la Tierra nos permiten explicar por qué la Tierra casi siempre ha sido azul: no es ni demasiado cálida ni demasiado fría. Si la Tierra fue primero roja y negra, ha sido azul durante más de 4 mil millones de años, con raras excepciones. Estas últimas tuvieron lugar cuando se enfrió demasiado y se convirtió en una bola de nieve blanca.

Esta característica se debe a las interacciones del ciclo del agua con la tectónica de placas, al efecto invernadero y a la configuración del Sistema Solar. Hoy, la temperatura media de la superficie de la Tierra es de aproximadamente 15 ° C. Por lo que es más fría que Venus (465 ° C) y más cálida que Marte (-60 ° C en promedio). En la Tierra, al nivel del mar, el agua se congela por debajo de 0 ° C y hierve a 100 ° C. Por lo tanto, la superficie de la Tierra se mantiene dentro de un rango de temperatura que podría parecernos grande. Pero en realidad es bastante estrecho en comparación con otros planetas, y ha permanecido así durante miles de millones de años.

¿Por qué la Tierra es azul? Carlos Costa. LIADA, Sección Planeta Azul. Feb. 4, 2021.

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta