Grupos de fenómenos meteorológicos extremos aumentarán los riesgos para los cultivos de maíz y la sociedad

La sequía provocó que esta cosecha de maíz de Iowa fracasara en 2012. A medida que el clima cambiante aumenta la frecuencia de los eventos extremos, se duplicará el riesgo de que las cosechas de maíz fracasen en al menos tres de las cinco principales regiones del granero del mundo en el mismo año. 
Crédito:
USDA.

Para evaluar cómo el calentamiento climático cambiará los riesgos, como las malas cosechas y los incendios forestales, es necesario observar cómo es probable que interactúen los riesgos.

Los problemas nunca vienen solos, dice el proverbio. Un nuevo estudio de la NASA muestra que el viejo dicho se volverá cada vez más cierto sobre los problemas climáticos en un mundo más cálido. El estudio muestra que los fenómenos meteorológicos extremos, como inundaciones y olas de calor, se agruparán cada vez más en el tiempo y el espacio, lo que aumentará los riesgos de malas cosechas, incendios forestales y otros peligros para la sociedad.

Para el año 2100, el aumento de las olas de calor, la sequía y el exceso de precipitaciones combinados duplicarán el riesgo de malas cosechas de maíz relacionadas con el clima en al menos tres de las seis principales regiones productoras de maíz del mundo en el mismo año, según el estudio, publicado en Environmental Research Letters. El medio oeste de los EE. UU. corre el mayor riesgo de ser el sitio de uno de estos múltiples fracasos en las cosechas.

Muchos estudios anteriores han modelado cambios en un solo indicador climático, como la cantidad de días por encima de los 100 grados Fahrenheit (38 grados Celsius) en una determinada región. Pero los mayores impactos generalmente se producen cuando los extremos ocurren simultáneamente o en una secuencia cercana. Por ejemplo, los estados occidentales están muy familiarizados con el escenario en el que el calor excesivo y la sequía alimentan un incendio forestal, y luego las fuertes lluvias crean un nuevo peligro, deslizamientos de tierra, en el área quemada.

Los científicos del clima han estado trabajando durante años para comprender y representar numéricamente estas cadenas complejas de eventos que interactúan en modelos climáticos, una tarea abrumadora que supera los límites de la potencia informática disponible. «Solo en los últimos cinco años más o menos se ha desarrollado un marco para aplicar el pensamiento de riesgo compuesto al análisis climático de una manera que realmente se puede calcular sin perder la cabeza», dijo el autor principal del estudio, Colin Raymond, un científico del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California.

Para su estudio, el equipo de investigación utilizó un conocido modelo climático alemán llamado Max Planck Institute Grand Ensemble para ejecutar 100 simulaciones individuales de los años 1991 a 2100. Las simulaciones del pasado (1991 a 2020) mostraron que el modelo podía representar grupos de eventos extremos, como la alteración del calor extremo con lluvias extremas, de manera consistente con la forma en que realmente ocurrieron durante ese período. Los investigadores analizaron simulaciones del futuro hasta el año 2100 para examinar los probables cambios futuros en los peligros climáticos, particularmente en los peligros que podrían ocurrir simultáneamente o en una sucesión cercana.

Raymond y sus colegas se centraron en cómo afectará al maíz el aumento de la agrupación de los peligros de temperatura y precipitación. Este importante cultivo alimentario se cultiva en todo el mundo, con seis regiones principales, o graneros, que representan alrededor de dos tercios de toda la producción. Estados Unidos es el principal productor de maíz del mundo, con una cosecha de unos 419 millones de toneladas (380,3 millones de toneladas métricas) en 2021.

Las simulaciones del modelo mostraron que para 2100, las olas de calor extremo en todo el mundo que durarán al menos tres días ocurrirán de dos a cuatro veces más que ahora. Los extremos de lluvia de tres días generalmente aumentarán entre un 10% y un 50% en frecuencia. Los investigadores también analizaron cómo este aumento de eventos se agrupará en el tiempo y en la ubicación. Luego observaron cómo todos estos cambios combinados podrían afectar las futuras cosechas de maíz, utilizando como guía la relación entre los extremos climáticos en calor y lluvia y las malas cosechas pasadas.

Según su mejor estimación, la posibilidad de que un grupo de eventos cause la pérdida de las cosechas de maíz en al menos tres de los graneros del mundo en el mismo año casi se duplicará, del 29% al 57%, para el año 2100. Aunque pequeña, la posibilidad de que las cosechas fracasen en las cinco regiones más grandes del granero en un solo año crecerá aún más significativamente, del 0,6 % al 5,4 %. El Medio Oeste de EE. UU. es la región con más probabilidades de ser incluida en años con tres fallas en el granero, seguida por Europa Central.

El estudio también examinó cómo aumentarían los riesgos de incendios forestales y la salud humana a medida que los extremos se sucedieran más de cerca. Todos los resultados mostraron, dijo Raymond, que “las cosas están interconectadas de una manera que no hemos apreciado hasta ahora. No son solo las olas de calor. No es sólo el calor y la sequía. Son todas esas interconexiones las que mejor explican los impactos severos que más nos preocupan cuando intentamos prevenir grandes desastres”.

Fuente: Laboratorio de Propulsión a Chorro de la Nasa.

Artículo original: Clusters of Weather Extremes Will Increase Risks to Corn Crops, Society‘. April 26, 2022.

Material realcionado

El uno-dos de los incendios forestales: primero el incendio, luego los deslizamientos de tierra

Fuertes lluvias invernales que siguieron al incendio de la estación de 2009, el mayor incendio registrado en la historia del condado de Los Ángeles. Estas provocaron flujos de escombros que dañaron parte de la autopista Angeles Crest Highway en el sur de California. Los flujos de escombros durante la tormenta más grande después del incendio rebasaron varias cuencas de escombros y dañaron o destruyeron 41 viviendas. 
Crédito:
 Jason Kean (USGS).

Los incendios forestales severos destruyen la cubierta vegetal y reducen la capacidad del suelo para retener agua. Un nuevo estudio desarrolla un modelo para comprender mejor el riesgo de deslizamientos de tierra después de una quemadura.

Los estragos de las inundaciones en Canadá después de la ola de calor del verano muestran cómo los desastres climáticos se combinan para causar un daño adicional

Escuadrón de Transporte y Rescate 442, de la Real Fuerza Aérea Canadiense evacuando personas aisladas por las inundaciones.
Crédito Imagen: EPA-EFE/Royal Canadian Air Force.

Las personas que viven en Columbia Británica sentirán que han sufrido más desastres climáticos de los que les corresponden en 2021. Después de una ola de calor récord en Junio, el estado en el oeste de Canadá se ha visto inundado por intensas tormentas de lluvia en Noviembre. También es probable que los efectos duraderos de la ola de calor empeoraran los resultados de las lluvias recientes, causando más deslizamientos de tierra, que han destruido carreteras y vías de ferrocarriles, de los que hubieran sucedido de otra manera. El siguiente artículo lo presenta y también contiene una selección de recursos sobre el tema.

El caso de la reciente sequía, la ola de calor y los incendios en Enero en Corrientes, Argentina, seguidos en Abril por las inundaciones, hicieron un daño enorme a la agricultura.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.