Una explosión de polvo sahariano

Junio3, 2022.
Junio 5, 2022.

Un nuevo suministro de partículas en el aire despegó del noroeste de África a principios de Junio de 2022.

Los vientos recogen un estimado de 100 millones de toneladas de polvo del desierto del Sahara cada año, y una parte considerable se dispersa sobre el Océano Atlántico Norte. Un nuevo suministro de polvo fue transportado por aire desde el Sahara a principios de Junio de 2022, y parte parecía dirigirse a las Américas.

El ‘Visible Infrared Imaging Radiometer Suite‘ (VIIRS) del satélite NOAA-20 adquirió imágenes en color natural (arriba) de polvo el 3 y 5 de Junio de 2022, cuando las columnas eran más claras. La Cámara de Imágenes Policromáticas de la Tierra de la NASA en el satélite DSCOVR de la NOAA también adquirió vistas del evento en todo el hemisferio el 3 y el 4 de junio.

Los sensores satelitales de la NASA que rastrean la profundidad óptica de los aerosoles observaron aumentos sustanciales en las partículas que reflejan la luz solar sobre la región a partir del 29 de Mayo y hasta el 6 de Junio. Las imágenes satelitales en color natural del 30 de Mayo al 6 de Junio mostraron la progresión de la tormenta a través del agua.

El polvo juega un papel importante en el clima y los sistemas biológicos de la Tierra.

Las partículas en el aire absorben y reflejan la luz solar, alterando la cantidad de energía solar que llega a la superficie, y también pueden promover o reducir la formación de nubes y tormentas, dependiendo de otras condiciones atmosféricas. El polvo puede degradar la calidad del aire y tener efectos negativos para la salud, especialmente para las personas con enfermedades pulmonares. Y el polvo, rico en hierro y otros minerales que necesitan las plantas y el fitoplancton, proporciona fertilizante natural para los ecosistemas oceánicos y las tierras a favor del viento.

El desierto del Sahara es, con mucho, la mayor fuente de polvo en el aire de la Tierra, y las tormentas pueden surgir en cualquier época del año.

 En las tormentas de invierno y primavera, el polvo del Sahara a menudo termina fertilizando los suelos pobres en nutrientes de la selva amazónica. Las tormentas de polvo en el verano tienden a elevar el material hacia la atmósfera, lo que permite que las columnas viajen miles de kilómetros con vientos de alto nivel. Esos patrones de vientos estacionales de verano pueden transportar el polvo desde África hasta el Caribe y el Golfo de México. Columnas de polvo llegaron recientemente a Florida, Texas y otros estados del sur de EE. UU. a mediados de Mayo de 2022.

Imagen del Observatorio de la Tierra de la NASA por Lauren Dauphin, usando datos VIIRS de la NASA EOSDIS LANCE , GIBS/Worldview y el Sistema de Satélite Polar Conjunto (JPSS).

Fuente: NASA Earth Observatory.

Artículo original:A Burst of Saharan Dust‘. Michael Carlowicz, Sara Pratt y Kathryn Hansen, Lauren Dauphin. Junio 7, 2022.

Referencias y recursos

Otros artículos

La NASA observa una gran nube de polvo del Sahara sobre el océano Atlántico.

El 18 de Junio de 2020, el satélite Suomi NPP de la NASA-NOAA capturó esta imagen en el rango visible del gran penacho marrón claro de polvo sahariano sobre el Océano Atlántico del Norte. La imagen mostró que el polvo de la costa oeste de África se extendía casi hasta las Antillas Menores en el oeste del Océano Atlántico Norte.
Créditos: cosmovisión de la NASA
.

El satélite Suomi NPP de la NASA-NOAA observó una enorme columna de polvo sahariano que fluía sobre el Océano Atlántico Norte, a partir del 13 de Junio. Los datos de satélite mostraron que el polvo se había extendido a más de 2,000 millas (3200 kilómetros). El artículo siguiente lo presenta y contiene una selección de recursos sobre el tema:

El polvo puede alimentar más vida en un océano más cálido

Tormenta de polvo de México y la península de Baja California que sopla hacia el Golfo de California. 
Crédito: Imagen de la NASA cortesía de Jeff Schmaltz.

El hierro es un mineral que todos necesitamos para llevar una vida saludable, específicamente para producir células que transportan oxígeno a nuestros corazones y músculos. Y así como necesitamos hierro en nuestra dieta, los microbios oceánicos también necesitan hierro para crecer. Si bien obtenemos todo el hierro que necesitamos de los alimentos, los microbios del océano necesitan buscar el hierro que se disuelve en el agua circundante. Una fuente importante de hierro en el océano es el polvo de la tierra. La corteza terrestre está hecha de minerales ricos en hierro. El polvo mineral de la tierra puede viajar hasta el océano por medio del viento. Pero cuando el polvo cae sobre la superficie del océano, solo una parte se disuelve en agua de mar para liberar hierro. El resto se hunde en el fondo del océano.

La publicación a continuación lo aborda y contiene una selección de recursos sobre el tema:

Nubes de tormenta polvorientas sobre Europa

Este mapa muestra un modelo del movimiento del polvo el 17 de Marzo de 2022, basado en el 
Modelo del Sistema de Observación de la Tierra Goddard, Versión 5 (GEOS-5).

Crédito: Oficina Global de Modelado y Asimilación del GSFC de la NASA.

En Marzo de 2022, varias grandes tormentas llevaron nubes de polvo sahariano a Europa. Uno de ellos también trajo cirros de gran altitud y larga duración infundidos con polvo, lo que llevó a una extensa capa de nubes, desde Iberia hasta el Ártico, durante más de una semana. Fue un tipo inusual de tormenta que los científicos han llegado a comprender recientemente. Llamada tormenta baroclínica con infusión de polvo (DIBS) , sus características son nubes heladas impregnadas de polvo.

Curiosidades

El nacimiento del Sahara

Caravana de camellos en el desierto del Sahara.
Crédito imagen:  Connor Scheidler en Unsplash
.

Pese a ser el desierto subtropical más extenso y legendario del planeta, el conocimiento del Sahara es sorprendentemente limitado. En particular, las estimaciones relativas al momento de su formación varían de manera extraordinaria, con cifras que van desde varios millones de años de antigüedad hasta apenas unos milenios. Ahora, un equipo de geólogos ha estudiado el polvo sahariano que, transportado por el viento, ha llegado hasta las islas Canarias. Sus conclusiones apoyan la idea de que la edad del desierto rondaría los cinco millones de años.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.